Monday, March 4

Por qué no se entienden bien los diálogos en Netflix y otras plataformas

“¿Qué dijo?”.

Esas son algunas de las palabras más pronunciadas en mi casa. No importa cuánto le subamos el volumen del televisor mi esposa y yo, cada vez es más difícil entender a los actores de las películas y series que se transmiten en emisión en continuo. Al final, solemos poner los subtítulos, aunque no tenemos problemas de audición.

No somos los únicos. En la era de la emisión en continuo, ahora que el consumo de video pasa de las salas de cine a un contenido que se adapta para televisores, tabletas y teléfonos inteligentes, lograr que los diálogos sean nítidos y claros se ha convertido en el mayor desafío tecnológico del mundo del entretenimiento. Según las encuestas, cerca del 50 por ciento de los estadounidenses —y la mayoría de los jóvenes— ven videos con subtítulos la mayoría de las veces, sobre todo porque les cuesta descifrar lo que dicen los actores.

“Está empeorando”, afirmó Si Lewis, quien ha dirigido Hidden Connections, una empresa de instalación de sistemas de entretenimiento para el hogar en Alameda, California, desde hace casi 40 años. “Todos mis clientes tienen problemas para oír los diálogos y muchos de ellos utilizan subtítulos”.

El parloteo confuso en los programas de televisión y las películas ahora es un problema muy debatido que las empresas tecnológicas y de medios de comunicación apenas están empezando a descifrar con soluciones como los algoritmos de software para mejora del habla, que ya puse a prueba. (Volveré a esto después).

El asunto es complejo debido a la infinidad de factores en juego. En las grandes producciones cinematográficas, los mezcladores de sonido profesionales calibran los niveles de audio para las salas de cine tradicionales que cuentan con sistemas de altavoces resistentes capaces de emitir una amplia gama de sonidos, desde palabras habladas hasta fuertes disparos. Sin embargo, cuando se transmite ese contenido a través de una aplicación a un televisor, teléfono inteligente o tableta, el audio ya se “mezcló” o comprimió para transmitir los sonidos a través de altavoces diminutos y relativamente débiles, explicó Marina Killion, ingeniera de audio de la productora de medios Optimus.

No ayuda el hecho de que el diseño de los televisores sea cada vez más delgado y minimalista. Para enfatizar la imagen, muchos televisores planos modernos ocultan los altavoces, por lo tanto, alejan el sonido de los oídos del espectador, comentó Lewis.

También hay problemas característicos de la emisión en continuo. A diferencia de los programas de televisión, los cuales deben cumplir regulaciones que prohíben rebasar determinados niveles de volumen, las aplicaciones de emisión en continuo no se rigen por esas regulaciones, señaló Killion. Eso significa que el sonido puede variar mucho de una aplicación a otra y de un programa a otro, así que, si ves un programa en Amazon Prime Video y luego cambias a una película en Netflix, es probable que tengas que ajustar varias veces el volumen para oír lo que dice la gente.

“Internet es como el salvaje oeste”, opinó Killion.

Los subtítulos están lejos de ser una solución ideal para todo esto, por eso aquí hay algunos recursos que puedes probar, como complementos para tu sistema de entretenimiento casero y funciones para mejorar la voz.

Hace décadas, los diálogos televisivos se podían escuchar alto y claro. Era obvio dónde se encontraban los parlantes en un televisor: detrás de una rejilla de plástico incrustada en el frente del televisor, desde donde podían enviar el sonido directamente hacia uno. Hoy en día, incluso en los televisores más caros, los parlantes son pequeños y están apiñados en la parte posterior o inferior de la pantalla.

“Un televisor está destinado a ser un televisor, pero nunca presentará el sonido”, dijo Paul Peace, director de ingeniería de plataformas de audio de Sonos, la empresa de tecnología de altavoces con sede en Santa Bárbara, California. “Son demasiado delgados, están hacia abajo y sus salidas no están dirigidas al público”.

Cualquiera que tenga un televisor moderno se beneficiará de conectar un altavoz independiente, como una barra de sonido, un altavoz con forma de palo. He probado muchas barras de sonido en la última década y han mejorado muchísimo. Con un precio de entre 80 y 900 dólares, pueden ser más asequibles que un sistema de sonido envolvente con varios altavoces y son más fáciles de instalar.

Hace unas semanas probé la Sonos Arc, una barra que configuré en minutos, enchufándola a un tomacorriente, conectándola al televisor con un cable HDMI y utilizando la aplicación de Sonos para calibrar el sonido según el espacio de mi sala de estar. Con bajos profundos y diálogos nítidos, produjo una calidad de sonido mucho más rica que los altavoces integrados de mi televisor.

La Sonos Arc es cara, tiene un costo de 900 dólares. Sin embargo, es una de las pocas barras de sonido del mercado con una función para mejorar la voz, un botón que se puede presionar en la aplicación de Sonos para facilitar la claridad de las palabras. Representó una gran diferencia a la hora de entender al villano balbuceador de la película más reciente de James Bond, Sin tiempo para morir.

Pero el potenciador del habla de la barra de sonido de Sonos llegó a su límite con los discordantes coloquialismos del programa de Netflix, The Witcher. No podía hacer que líneas de diálogo como “estamos buscando una niña y un brujo, ella con cabello ceniciento y semblante patricio, él un bruto sin modales y pálido” sean más comprensibles.

Por otra parte, no estoy seguro de que ningún altavoz pueda ayudar con eso. Dejé los subtítulos activados para ese programa.

No todo el mundo quiere gastar más dinero en arreglar el sonido de un televisor que de por sí cuesta cientos de dólares. Por suerte, algunas empresas tecnológicas están empezando a incorporar sus propios potenciadores de diálogo en sus aplicaciones de emisión en continuo.

En abril, Amazon lanzó una función de accesibilidad, llamada “dialogue boost” (potenciador de diálogo), para un pequeño número de programas y películas en su aplicación de emisión en continuo Prime Video. Para utilizarla, hay que abrir las opciones de idioma y elegir “English Dialogue Boost: High”. Probé la herramienta en Jack Ryan, la serie de espionaje con un reparto de hombres con voces particularmente graves e ininteligibles.

Con la mejora de diálogos activada (y la barra de sonido Sonos apagada), elegí escenas difíciles de oír y anoté lo que creía que habían dicho los actores. Luego volví a ver cada escena con los subtítulos activados para revisar mis respuestas.

Al comienzo del programa, pensé que un actor había dicho: “Es cierto, ella tenía el anillo que le diste… pensé que ustedes dos estaban tratando de resolver sus problemas”.

En realidad, el actor dijo: “Ay, lo siento, todavía llevabas el anillo puesto… pensé que ustedes dos estaban tratando de resolver sus problemas”.

Ups.

Tuve mejor suerte con otra escena en la que había una conversación telefónica donde Jack Ryan y su antiguo jefe hacían planes para reunirse. Después de comprobar mis resultados, me alegró darme cuenta de que había entendido correctamente todas las palabras.

No obstante, minutos después, el jefe de Jack Ryan, James Greer, murmuró una frase que no pude ni adivinar: “Sí, eso lo usaban en Karachi antes de que me fuera”. Ni siquiera los potenciadores de diálogo pueden arreglar la falta de dicción de un actor.

La barra de sonido Sonos Arc fue útil para escuchar diálogos sin el potenciador de voz activado la mayor parte del tiempo en películas y series. El potenciador de voz facilitó la audición de las palabras en algunas situaciones, como las escenas con actores que tienen una voz muy baja, lo cual podría ser útil para las personas con problemas de audición. Para todos los demás, la buena noticia es que instalar incluso un altavoz más barato que carezca de un modo para los diálogos puede ayudar mucho.

El potenciador de diálogos de Amazon no es una solución mágica, pero es mejor que nada y un buen comienzo. Me encantaría ver más funciones como esta en otras aplicaciones de emisión en continuo. Un portavoz de Netflix dijo que la compañía no tenía planes de lanzar una herramienta similar.

Mi último consejo es contradictorio: no hagas nada con la configuración de sonido de tu televisor. Lewis dijo que los televisores modernos tienen software que calibra automáticamente los niveles de sonido, y si modificas la configuración de un programa, el audio puede no funcionar en el siguiente.

Y si todo lo demás falla, por supuesto, hay subtítulos.

Brian X. Chen es el columnista principal sobre tecnología de consumo del Times. Reseña productos y escribe Tech Fix, una columna sobre las implicaciones sociales de la tecnología que utilizamos. Antes de unirse al Times en 2011, reporteó sobre Apple y la industria inalámbrica para Wired. Más de Brian X. Chen